sábado, 4 de agosto de 2007

..los pobres en el cajón



De estrategias para combatir la pobreza

La reducción de la pobreza depende de muchos factores: del crecimiento del empleo (más personas percibiendo ingresos y aportando al hogar), del incremento del precio de la fuerza de trabajo por encima de la inflación, de la estabilidad de los precios de los bienes y servicios en general y particularmente de los que integran la canasta básica alimentaria, y del aumento del ingreso disponible proveniente de transferencias sociales en dinero que reciben los hogares. Para lograrlo, el gobierno puede intervenir activamente mediante políticas públicas e influir sobre las variables que determinan la pobreza, o bien manipular los indicadores de pobreza.


La política de intervención en el mercado
En más de tres años de gestión, el gobierno implementó medidas de política que si bien no lo perseguían como objetivo principal, tuvieron su efecto sobre la incidencia de la pobreza, reduciéndola de un 47,8 % en el último semestre de 2003 al 26,9 % en el segundo semestre de 2006. El gráfico muestra la reducción de la pobreza para el período comprendido entre el segundo semestre de 2005 y el segundo semestre de 2007, conjuntamente con la evolución de indicadores de ingresos y de precios que inciden en su nivel:

a) el coeficiente de variación salarial (Cvs), que estima la evolución del precio de los salarios de la actividad privada formal, del sector público y de sector informal.

b) e IPC Nivel General, el valor de la canasta básica alimentaria (CBA) y el valor de la canasta básica total (CBT).

La disminución más pronunciada de la incidencia de la pobreza se da en el segundo semestres del 2006, período en los que se combina un sensible aumento de ingresos nominales (en términos del Cvs) con una relativa estabilidad de precios, particularmente la de los precios de los alimentos, reflejándose claramente la incidencia de la política oficial, ya que los acuerdos de precios iniciados en abril del 2006 tienen su efecto en la disminución del valor de la canasta básica alimentaria.

Hasta fines del año 2006, la política económica y social del gobierno tenía éxito en la reducción de la pobreza y como lo ilustra el gráfico, se reflejaba correctamente en los indicadores que produce el INDEC.

La manipulación de los indicadores
A partir de noviembre de 2006, perdió eficacia la política de acuerdo de precios y tanto el nivel general de los precios de los alimentos como los valores de la canasta empezaron a aumentar a la par que los ingresos.

Ante esta situación, el gobierno decidió intervenir en el INDEC para “dibujar” los índices de precios y de esa manera torcer la tendencia para la tapa de los diarios. En un principio presionando a las autoridades del Instituto para que sean ellas las que implementen los cambios y/o violen el secreto estadístico entregándole a Moreno los listados de negocios y finalmente, ante la negativa de aquellas, interviniendo de hecho el IPC a partir de enero de 2007 con el nombramiento de Beatriz Paglieri.

El gráfico indica que el resultado de esta segunda estrategia de combatir la pobreza –intervención del INDEC- (si algún irresponsable se aviene a calcularla) dará sus frutos, ya que la evolución de los indicadores “oficiales” dibuja una tendencia muy similar a la iniciada en marzo de 2006 con los acuerdos de precios:

  • La inflación –dibujada- atenúo su marcha ascendente y los valores de la canasta básica, que aumentaron levemente en los dos primeros meses, se mantuvieron planchados artificialmente hasta junio.
  • Los ingresos nominales continuaron su ascenso. El coeficiente de variación salarial siguió con la misma tendencia (por lo menos hasta mayo de 2007) y el ingreso per cápita de los hogares del primer trimestre del 2007 (aún no se cuenta con los datos referidos al segundo trimestre) se incrementó sensiblemente con respecto a igual trimestre del año anterior.


En ese contexto, el gobierno espera anunciar una reducción de la pobreza del orden de las que se produjo en el segundo semestre del 2006, cuando la incidencia de la pobreza bajó del 31.4 al 26,9 %.

Sin embargo, como es de público conocimiento, a partir de la intervención las únicas variables oficiales que responden a la realidad son las que miden los ingresos nominales. Si se toma en cuenta la inflación publicada en este blog, que en el período es más del doble que la dibujada por Beatriz Paglieri, se llega a dos conclusiones evidentes:

  • Que el incremento de los ingresos reales se detuvo a fines del 2006, y por ende los acuerdos salariales conquistados este año por los trabajadores por primera vez van por detrás de la inflación.

  • En lo que hace a la pobreza, si bien no se cuenta con estimaciones “serias” del valor real de la canasta básica, sabiendo que los alimentos aumentaron más que el nivel general de los precios, se puede suponer que aquel siguió por lo menos la evolución del IPC nivel general “real”, y por lo tanto que el incremento de los ingresos efectivamente registrado ya no alcanzaría para reducir la pobreza en la magnitud que pretende el gobierno, abriéndose el interrogante sobre si en el mejor de los casos aún se mantiene en los niveles del semestre anterior.

2 comentarios:

Berni dijo...

Hace un año visité una pequeña ciudad al sur de la provincia de Buenos Aires, me alojé en el principal hotel de la ciudad (no doy nombres para evitar que los persigan). El hotel me costó 160 pesos. Hoy llamé para reservar para setiembre, misma ciudad, mismo hotel, y cuesta 220 pesos. Pregunté porque ese aumento (37 por ciento mas o menos, no?) y me respondieron que todo habia aumentado tanto que no habian tenido mas remedio que subir el precio. Lo mismo pasó con el hotel que reservé en Mar del Plata, aumentó en ese porcentaje. El remise que tomaba para ir desde Congreso al Unicenter, hace un año me costaba 24 pesos, hace dos meses me costó 35 pesos.
La gente en la calle comenta que después de octubre se viene un grave quiebre de la economía.

Argenlibre dijo...

SALUDOS DESDE EL MOVIMIENTO ARGENLIBRE
ARGENLIBRE.BLOGSPOT.COM