miércoles, 11 de julio de 2007

Avasallamiento irresponsable de las Instituciones Públicas

A esta altura del conflicto, cuando la operación de encubrimiento se vuelve mucho más grave que la decisión original de intervenir el Indicador de Inflación, resulta cada vez más difícil encontrar una postura racional detrás de las acciones de las Autoridades Nacionales. La avanzada sobre el INDEC evidencia un comportamiento que no mide fuerzas ni evalúa consecuencias y no permite ningún tipo de disenso: primero se comenzaron a negar discusiones técnicas sometiendo las decisiones a los intereses políticos y a partir de esta nueva instancia ya no queda espacio para ningún tipo de diálogo. Con este modus operandi, las autoridades abusan del poder y con total impunidad, quieren destruir una institución cuyo prestigio fue nutrido por años de trabajo comprometido.

La remoción reciente de una técnica sobradamente calificada y reconocida, quien se negó a elaborar un Indicador oficial cuya metodología está contaminada, fue rechazada contundentemente por 400 trabajadores que se expresaron ayer, 10 de Julio, en la calle. Este episodio marca una ruptura definitiva entre la “cáscara” del INDEC, tomada violentamente por el poder político y quienes le dan contenido a la Institución defendiendo su prestigio, calidad técnica e independencia. Esta fractura se evidencia tanto por la mayor participación de los trabajadores como por la expresión explícita de trabajadores de distintos sectores manifestando la intención de negarse a colaborar con esta Dirección.

Para llevar a cabo este autoritario avasallamiento, las autoridades no dudan en crear alianzas con los sectores corporativos, fortaleciendo las posiciones que según su propio discurso venían a combatir (por ejemplo, UPCN) cuando aún intentaban justificar racionalmente sus actos. Tal como el actual Director saltó varios escalones en la jerarquía interna para llegar a ese cargo sin los méritos necesarios, este mecanismo de ascenso se viene repitiendo en distintos ámbitos del Instituto, donde se han subvertido los criterios de méritos, privilegiando la subordinación y la obsecuencia frente al conocimiento y la experiencia, provocando un impacto negativo directo en la calidad de lo producido.

Por otro lado, la situación vulnerable de la Institución, que se profundizó en los 90, sobre todo en el área de Recursos Humanos dirigida por la actual Subdirectora Ana María Edwin, creó las condiciones necesarias para que el poder político pudiera penetrar en la estructura moviendo posiciones según sus necesidades coyunturales. En este momento, en términos formales, muchas de las personas que sostienen el prestigio del Instituto no están reconocidos como empleados del mismo. Algo análogo ocurre con los cargos directivos, cuyos concursos vencidos sirven de argumento cada vez que un funcionario es desplazado. Es decir, que la responable institucional de esta situación de precariedad, hoy la aprovecha con el agravante de disfrazar las acciones arbitrarias como gestos de "institucionalización".

Los trabajadores del INDEC, a partir de una decisión unánime de la asamblea abierta de trabajadores, llevarán a cabo un paro activo* hasta el lunes 16 inclusive y convocan a una conferencia de prensa el día jueves 12 de julio para explicar en detalle los hechos sucedidos en los últimos días.

Recordamos que existe gran expectativa acerca del desarrollo de la causa penal en manos de la Fiscalía Federal Nº4 a cargo de Carlos Stornelli, en la cual ya terminó la primera ronda de testigos, muchos de los cuales ya habían declarado en la causa sobre la que el Fiscal de Investigaciones Administrativas Manuel Garrido, exhortó a separar de sus cargos a la interventora Beatriz Paglieri y al Secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno.


Desde aquí volvemos a instar a toda la sociedad a tomar posición pública, apoyándonos frente a esta situación que, de prosperar y seguir propagándose, puede tener consecuencias inestimables para el futuro del País, y a acompañarnos en las medidas que estamos llevando a cabo.


* En el día de la fecha el Ministerio de Trabajo dictó una conciliación obligatoria, rechazada de lleno por la asamblea de trabajadores. En ella se planteaba que los trabajadores debían abortar la medida (paro de una semana) retrotayendo el conflicto al horario de comienzo de la reunión. Es decir, sin realizar ninguna concesión a los reclamos generales que motivaron el conflicto que comenzó en Enero, ni a los particulares que desencadenaron esta medida de fuerza. Para darle color a la reunión, UPCN fue parte de esta forma rídicula de reconocer la importancia del conflicto.

4 comentarios:

CIUDADANA dijo...

Cacerolazo general - silbatina general - bocinazo general.

Si tenés ganas de hacerte escuchar en forma pacífica pero con fuerte ruido para hacer entender a nuestros gobernantes que no estamos dormidos y que queremos las cosas claras.



No nos alcanza con el apoyo a funcionarios. Queremos investigación. Queremos que los hechos se investiguen con objetividad. Queremos cuentas claras. Queremos previsión. El crecimiento no es solamente hablar de fondos recaudados sino de fábricas activas y trabajo para todos. El crecimiento no es sólo discursos. También son hechos. Hechos que lamentablemente no vemos.

No hagas más catarsis. Dejá de preocuparte. Ocupate.



Traé tu cacerola y demostrá que no sólo la golpeás cuando tu plata quedó en el banco.

Viernes 13 de julio - 21 hs.



Nos reunimos en Plaza de los Dos Congresos y marchamos hacia Plaza de Mayo. Quienes no puedan acercarse, pueden hacer sonar sus cacerolas desde donde estén.



Difundí este mensaje a tus amigos y todas tus cuentas de correo.

Anónimo dijo...

La situación se ha endurecido desde la conducción del Instituto.
Lamentablemente quienes conducen son empleados de Indec, siendo aún más grave.
Se castiga a los compañeros que con su cultura del trabajo honesto se niegan a trabajar en la mentira que elabora Paglieri y su equipo.
Es como si dijeran: SI ACOMPAÑAN LA MENTIRA, NO HAY PROBLEMA.

Anónimo dijo...

El comunicado del INDEC del día 11 de julio, titulado "CONCILIACIÓN OBLIGATORIA", destinado a ratificar la medida adoptada por el Ministerio de Trabajo y acompañar parte del acta donde se expone el tramo resolutivo de la misma, pero a ocultar lo expresado por los gremios presentes, contiene un párrafo que merece ser destacado.

Después de tratar de justificar el desplazamiento de la Lic. Cynthia Pok por "las reiteradas negativas a cumplir con sus funciones", dejando por completo de lado que se trata de una tarea específica y no de todas sus funciones, y que fue justificada plenamente por motivos técnicos, expresa lo siguiente:

"El viernes pasado, (Nota: se refiere al día 6 de julio) en la reunión que la Dirección del INDEC mantuvo con los Directores Nacionales (NOTA: se refiere a los DN del INDEC), se acordó la necesidad de recuperar la cultura del trabajo en el Instituto, comprometiéndose a ello la totalidad de los presentes. También todos fueron informados sobre la situación de la EPH y, en ese sentido, acordaron que nadie se puede negar a cumplir con sus tareas, más allá de la opinión que cada uno tenga sobre la producción de otra área."

Si es cierto lo que dice el comunicado respecto del "acuerdo" de los Directores Nacionales con la actual Dirección del INDEC, significaría que todos se han alineado detrás de Barrios y Edwin. Pero la cosa no es tan sencilla. Todos los Directores, excepto los nombrados por la actual conducción, están con sus designaciones por concurso vencidas por la no realización de los concursos respectivos o son profesionales que están simplemente a cargo, también con las designaciones por decreto vencidas, motivo por el cual todos pueden ser desplazados sin justificación alguna, como ya ocurrió con varios. Ello los vuelve bien "cautos" a la hora de opinar sobre cualquier cuestión conflictiva - por ejemplo respecto de la grosera manipulación del IPC - para resistir en sus puestos a la espera de que ocurra algún cambio en la situación actual.

Pero ¿qué es lo que se "acordó"? En primer lugar, "recuperar la cultura del trabajo en el Instituto". ¿Qué quiere decir esto? ¿Que todos los dependientes de esos Directores son unos vagos que han perdido "la cultura del trabajo"? ¿Que directamente no trabajan? ¿Porqué entonces los Directores aceptan este supuesto incumplimiento de sus dirigidos? Que se sepa, toda la producción estadística comprometida públicamente por el INDEC a través de su cronograma de difusión de datos e indicadores se cumple con una regularidad notable, que sólo es posible por la responsabilidad y contracción al trabajo de todo el personal a cargo de cada una de esas tareas. Lamentablemente, la intervención del IPC ha teñido de sospechas a toda la producción estadística del Instituto.

El actual Director del INDEC ¿no hablará por él mismo, cuando se refiere a "recuperar la cultura del trabajo"? Porque, eso también se sabe, cuando era un simple contratado costaba muchísimo hacerlo cumplir alguna tarea e incluso saber a qué tareas se dedicaba.

La segunda observación es sobre el acuerdo de "que nadie se puede negar a cumplir con sus tareas, más allá de la opinión que cada uno tenga sobre la producción de otra área" Esto, ¿no se parece mucho a obediencia debida? Pero, ¿cómo es posible justificar una posición tan burda y necia? Esto quiere decir más o menos lo siguiente, si un área es usuaria de indicadores que produce otra área y observa en esos indicadores errores sistemáticos o aleatorios, distorsiones, fallas graves de consistencia, etc., ciegamente debe utilizarlos para "cumplir con sus tareas, más allá de la opinión que cada uno tenga sobre la producción de otra área". ¿Puede ser posible que se haya llegado a tanta mediocridad e imbecilidad?

Es tan incompetente, por decir lo menos, la actual conducción del INDEC, que todavía vamos a ver desatinos aún mayores a los que se ha llegado.

PADRE LUIS dijo...

NO JODAN!!!!!
La cultura del trabajo a la cual se refiere Edwin, Roberto Martinez, Paglieri, Moreno, Peirano y demas es LLENARSE DE GUITA Y ESTAR FUERA DE LA LEY PARA PODER PASAR UNA VIDA DE RATAS Y UNOS FINES DE SEMANA DE JODA.
LA CULTURA DEL TRABAJO ES PARA LOS DEMAS.