jueves, 21 de junio de 2007

21 de Junio

En el día de ayer, 21 de junio, se concretó la Jornada “Otro día sin Paglieri” con participación masiva de trabajadores del INDEC y adhesiones externas. La actividad principal fue una clase pública donde se explicó didácticamente en qué consiste el IPC y a qué otros indicadores afecta su manipulación, entre otras cosas. Si bien no se cumplió con la consigna rectora, las expectativas fueron cubiertas: la Interventora ingresó al Instituto a las 6:00 de la mañana, y la clase fue un éxito rotundo. La jornada nuevamente fue pacífica, pero a pesar de ello, como escenografía se pudo observar un desmedido operativo de seguridad. Los trabajadores agrupados en asamblea mostraron cohesión y decisión en el reclamo que ya lleva 5 meses.
Esta actividad contrasta claramente con la puesta en escena que se pudo ver el día martes 20, cuando las autoridades anunciaron medidas en respuesta a reclamos históricos en materia de contrataciones, sellando este acuerdo con el sindicato "obediente" que nunca enfrentó a la intervención. Con más banderas que personas, y junto a las nuevas autoridades, se quisieron repartir los méritos que son fruto de la constancia de los trabajadores realmente comprometidos con la sociedad.
La regularización de la situación contractual de muchos trabajadores que se encuentran en situación precaria es, obviamente, una señal muy positiva. Sin embargo, las autoridades siguen ignorando el eje del conflicto y presentando el reconcimiento de derechos como un gesto de buena voluntad, queriendo engañar a la opinión pública al cambiar el foco de la discusión e intentar quitar entidad a los que verdaderamente están al frente la denuncia de esta crisis institucional.

2 comentarios:

Argenlibre dijo...

Estimados, les dejo un mail, por si desean publicar sus denuncias en nuestro blog.

Saludos

contacto@argenlibre.zzn.com
http://argenlibre.blogspot.com/

Indec dijo...

DELEGADOS NORMALIZADORES ATE - INDEC



¿POR QUE MANTENEMOS EL CONFLICTO EN EL INDEC?


-Por que los trabajadores estamos defendiendo un INDEC para todos y no para un gobierno.

-Por que la manipulación del IPC nos afecta a todos en la discusión de los salarios, en el cálculo de la pobreza e indigencia y en muchos otros aspectos que podrían significar una grave pérdida para el Estado, es decir, para todos.

-Por que se ha impuesto una intervención directa sobre el área que calcula el índice generando un clima de violencia laboral para los trabajadores de la misma.

-Por que la respuesta que nos brindan las nuevas autoridades como salida podría ser válida si se auditara lo sucedido en el IPC hasta el momento en que se implementara esa solución pero existe una sistemática negativa a ello.

-Por que sabemos que vienen por más y que la manipulación se extenderá necesariamente a otros indicadores, los que utilizan como insumo el IPC y todos los que resultan pasibles de ser comparados con el mismo para demostrar su manipulación.

-Por que la sociedad ha entendido que nuestro único compromiso como estatales es con ella y no con ningún partido político ni sector económico.

-Por que el Poder Legislativo y el Judicial ante la seriedad de las denuncias de los trabajadores han puesto en marcha investigaciones que han cuestionado el accionar de la intervención por el clima de violencia laboral y la manipulación de los datos.

-Por que el dar solución a los reclamos históricos de los trabajadores (pase a planta, estructura que nos contenga, sueldos dignos, etc.) no puede utilizarse como moneda de cambio para que aceptemos el daño que se le hace a la credibilidad de nuestro organismo.

-Por que, en definitiva, los trabajadores del INDEC vamos a mantener una actitud digna ante el pueblo que paga nuestros sueldos y para él vamos a defender la credibilidad de nuestros indicadores.

Sabemos que habrá muchas maniobras para intentar frenar esta lucha, que muchos están dispuestos a pactar a espaldas de los trabajadores para desalentar la participación de los compañeros en ella, que van a utilizar todos los medios, prometer todas las ventajas y acusarnos de todos los pecados, pero seguiremos adelante por que, como ya es una consigna de todos, EL ESTAR DE PIE FRENTE A LA INDIGNIDAD YA ES UN TRIUNFO, más temprano que tarde la dura realidad que se pretende ocultar saldrá a la superficie y será la más clara respuesta que reciban los que no escuchan a los trabajadores.