domingo, 28 de octubre de 2007

El conflicto del Indec y las elecciones presidenciales

Nos llegó una colaboración por correo electrónico y decidimos publicarla:


El domingo 28 de octubre, la candidata del oficialismo obtendrá un triunfo con respecto a sus competidores en las elecciones presidenciales. Sin embargo, lo hará con un caudal de votos inferior al que hubiera logrado (aún con el proceso inflacionario) de no mediar los despropósitos políticos que ha cometido en los últimos tiempos, empezando por la destructiva intervención del INDEC, comprometiendo lo que era una segura victoria en primera vuelta.

Los mercenarios de siempre, que mientras se llenan los bolsillos de prebendas dicen defender a los trabajadores atragantándose con palabras que en sus labios carecen de sentido, tales como patria, lealtad, etc., no dudarán en salir a decir, como lo vienen proclamando en sus medios de comunicación y lo manifestaron abiertamente esta semana, que “el gobierno le ganó a los cabrones del INDEC” y que “tienen los días contados” y que, por ende, internamente “ganaron ellos”.

Nadie que tenga un mínimo de honestidad intelectual puede pensar que un conflicto en la oficina de estadísticas públicas normalmente pueda decidir la suerte de una elección nacional, ni menos que en las plataformas electorales de los candidatos sólo se discuta si el INDEC debe ser el NUEVO INDEC de Moreno/Edwin/Paglieri/Sampino o el VIEJO INDEC.
Sin embargo, la increíble cantidad de tropelías cometidas –mezcla de soberbia y torpeza- que incluyen desde la violación a la ley de protección del secreto estadístico y la flagrante manipulación de los datos hasta la aparición de patotas dentro del edificio, el ingreso de personal sin calificación para ocupar cargos ya cubiertos por el personal histórico del INDEC y la violación de los más básicos derechos laborales de los trabajadores que enfrentamos la intervención, no ha sido pasada por alto por los medios de comunicación y la sociedad, que en su gran mayoría condena lo sucedido y que ya no creé en los datos del INDEC (lo que es peor, no solo en los índices adulterados sino en ningún dato).

Que quede claro: quienes enfrentamos la intervención del gobierno no queremos que haya inflación, que por cierto es un problema especialmente grave para los trabajadores. Lo que buscamos es, cumpliendo con nuestro servicio público, proporcionar indicadores veraces, para que se la combata como se debe y en donde se debe y para que se tenga un parámetro real a los fines de evaluar la eficacia de esas medidas de política. La fiebre no baja ni bajará nunca rompiendo el termómetro.

El oficialismo ganará, fundamentalmente porque los efectos positivos de la recuperación económica, puestos blanco sobre negro con la traumática situación que generó la salida del régimen de convertibilidad aún se hacen sentir (descenso de la desocupación y la pobreza, recuperación del salario real y de los niveles de consumo, etc.). Otras medidas en pos de una supuesta mejora de la calidad institucional, como la reforma de la Corte Suprema de Justicia, la política de Derechos Humanos, la “exitosa” negociación de la deuda externa, etc. que pesaron y mucho en las elecciones legislativas del 2005 son muy lejanas por los magros avances registrados. También ganará porque la oposición es incapaz de articular un proyecto alternativo que proponga una mejor estrategia para no desaprovechar está oportunidad histórica de crecimiento y modernización de la economía y de construcción de una sociedad más justa.

Sin embargo, que la mayoría vote al oficialismo no significa que avale la política de intervención al INDEC, ni que le mientan con las estadísticas, sino simplemente que –en el mejor de los casos- pondera con más valor algunas de las otras cuestiones ya mencionadas.

No es un dato menor que diversas encuestas revelan que el 90% de la gente “no cree” en los datos del INDEC (de lo que se podría deducir que más de la ¾ parte de los votantes del oficialismo –alrededor de un 45% del total- desconfía, pese a apoyar al gobierno, de los datos que éste maneja). Por otro lado, estudios sobre la imagen del Presidente demuestran que su imagen positiva se viene deteriorando desde 2003, cuando estaba por encima del 80%, hasta hoy, que apenas araña el 45%, y que esa caída se ha acelerado desde enero de este año, ya que en estos 10 meses habría caído un 22% (a la inversa de lo que ha sucedido con la imagen negativa de Kirchner, que pasó del 1% en el inicio de su gobierno a casi el 20% actual). Y aquí si, vale recordar que para todos los analistas políticos la inflación y la manipulación en el INDEC han sido las causas que más han contribuido a esta caída. En síntesis, es claro que la aberración cometida en el INDEC es repudiada por toda la sociedad y todos los actores del espectro político –exceptuando solo a quienes tienen intereses creados en torno a ella o deben defender la acción oficial por “obediencia debida”- y ha jugado en contra no solo de la legitimidad de Kirchner, que para volver a decirlo el domingo hubiera ganado quizás con el 60 % de los votos, sino también –y lo que es más preocupante- de la calidad de la institucionalidad estatal.

Nuestra pelea no es contra ESTE gobierno: no nos motiva ningún ánimo político partidario, de hecho, entre nosotros mismos coexisten las más variadas tendencias políticas. Pero es sí una pelea política. La lucha es y seguirá siendo contra cualquiera que intente entrometerse en la elaboración de índices construidos en base a criterios técnicos y metodológicos con respaldo internacional y de carácter público -lo cuál no supone que sean inmodificables o imperfectibles, pero los cambios no pueden hacerse con la prepotencia, ignorancia e impunidad con que se intentan llevar adelante ahora-. Esperamos que por el bien del país, tras las elecciones se adopte una postura racional para poder resolver este conflicto como corresponde, para que todo el pueblo argentino pueda volver a tener –como hasta hace apenas 10 meses atrás- estadísticas confiables.

RENE LACROIX
renelacroix22@yahoo.com.ar

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente descripción del estado actual de cosas en el Indec, de la reacción de los trabajadores, de la acción del gobierno y, fundamentalmente, de los fundamentos de nuestra pelea.
Soy peronista de los 70 y votante del oficialismo hoy, 28 de Octubre. También soy una trabajadora que advierte la importancia de la defensa de la calidad de las instituciones estatales tanto para los intereses de las mayorías como para la dignidad que confiere el trabajo.
Es un gusto leerlo, compañero Lacroix.

Anónimo dijo...

JAJAJAJAJAJAJ,,,,,Perdon, pero dan lastima, sigan participando que sus candidatos perdieron con el VOTO EN BLANCO.

Argenlibre dijo...

Gracias por Luchar por Una Republica con Progreso para todos.
La Republica perdio una Batalla pero no la Guerra.

Fuerza Argentino, Los Republicanos estamos de Pie y con el Doble de Energias.

Un Gran Abrazo Republicano.

Gracias por Luchar contra los Korruptos, y por querer una Argentina COn verdadero Progreso para todos.

Movimiento Argenlibre

laura dijo...

Hola chicos no nos estan informando nada estamos en ascuas que esta pasando pueden hacer algo.

Anónimo dijo...

AUN CUANDO CREAMOS QUE NADA PASA. SIEMPRE ALGO ESTA PASANDO, ESPEREN UN POQUITO QUE YA LLEGA

Anónimo dijo...

Che como le reportan a la lider de la oposicion l.carrio.
Ustedes hacen el trabajo sucio y ella se lleva los laureles han hecho el trabajo de los verdaderos CIPAYOS
El martes los esperamos a festejar y talvez aya MALTEADA de postre.
Para los traidores ni justicia.
J.D.P, eso no esta en su bibliografia
trotkista, la revolucion rusa fue hace 90 años y fue justa heran otros tiempos hoy la revolucion pasa por profundizar los logros Peronistas.
8 horas
No trabajar los domingos (Shoping)
6 horas insalubres donde corresponda.
trabajo en blanco.
guarderias en fabricas
etc etc
cuando ustedes empiecen por las pequeñas cosas y reconoscan las buenas van a empezar a ser reconocidos por las masas y van a poder cambiar parte de la realidad.
Pero siguen equivocandose en el analisis, las masas pese a quien le pese son PERONISTAS Y VAN A SEGUIR SIENDO PERONISTAS no hagan analisis Marxistas porque siguen equivocandose las masas no quieren el SOCIALISMO simplemente quieren vivir con dignidad por lo tanto nunca habra REVOLUCION SOCIALISTA.

Anónimo dijo...

Jacob les ordenó a Ethan, Juliet ( la rubia) y Ana Lucía ( la que se cogió Sawyer y se pasó a Los Otros ) que fueran a Portland en el submarino y trajeran el nuevo IPC encadenado. Ya lo trajeron.
La canasta se compone de 108 productos.
Los factores de expansión son: 4, 8, 15, 16, 23, 42.

Lautaro dijo...

Recien acabo de leer su nota los 7 comentarios, me resulta un poco frustrante algunos de ellos, hablan como si fuesen lideres revolucionarios y que saben el destino de la humanidad ni la estadistica y sus metodos inductivos son 100% probables en cuanto a predicciones. Sera el problema de las cs sociales?. Mas alla de esto me interesa la lucha en contra de la intervencion y manipulacion interesada de los datos ya que estoy en proyecto de sociologo y es una fuente fundamental de mi manera de hacer ciencia, como tambien a todos los compañeros que trabajen con ella. Me parece que este no es un espacio para hacer amenazas ni plantear las distintas formas de interpretar "revolucion". Desde ya apoyo la lucha contra los intereses y los disfraces politicos que hacen que esta instucion pierda el prestigio y eficacia que alguna ves, tiempo atras, tuvo.

Anónimo dijo...

Recien acabo de leer su nota y los 7 comentarios, me resulta un poco frustrante algunos de ellos, hablan como si fuesen lideres revolucionarios y que saben el destino de la humanidad ni la estadistica y sus metodos inductivos son 100% probables en cuanto a predicciones. Sera el problema de las cs sociales?. Mas alla de esto me interesa la lucha en contra de la intervencion y manipulacion interesada de los datos, ya que estoy en proyecto de sociologo y es una fuente fundamental de mi manera de hacer ciencia, como tambien a todos los compañeros que trabajen con ella. Me parece que este no es un espacio para hacer amenazas ni plantear las distintas formas de interpretar "revolucion". Desde ya apoyo la lucha contra los intereses y los disfraces politicos que hacen que esta instucion pierda el prestigio y eficacia que tiempo atras, tuvo.