martes, 31 de julio de 2007

INDEC: El corazón partido

El 2007 en el INDEC, pase lo que pase, será el año del conflicto. Cada uno de nosotros habrá llegado hasta lo más profundo de sí, para saber de que lado estaba, a sabiendas del costo existencial que cualquiera de las posiciones acarreaba. Y nada será igual. Lo familiar se nos muestra extraño. Hemos conocido compañeros que apenas saludábamos y hoy son amigos y, por el contrario, compañeros que eran amigos y hoy cuesta considerarlos compañeros. Esto va más allá, mucho más allá, del éxito en sí de nuestra lucha.

3 comentarios:

Beatriz dijo...

coincido plenamente conel comentario Corazon Partido por eso quisiera completarlo con este hermoso poema de EDUARDO GALEANO NOSOTROS
Nosotros
Tenemos la alegría de nuestras alegrías
Y también tenemos
La alegría de nuestros dolores
Porque no nos interesa la vida indolora
Que la civilización del consumo
Vende en los supermercados
Y estamos orgullosos
Del precio de tanto dolor
Que por tanto amor pagamos.
Nosotros
Tenemos la alegría de nuestros errores,
Tropezones que muestran la pasión
De andar y el amor al camino,
Tenemos la alegría de nuestras derrotas
Porque la lucha
Por la justicia y la belleza
Valen la pena también cuando se pierde
Y sobre todo tenemos
La alegría de nuestras esperanzas
En plena moda del desencanto,
Cuando el desencanto se ha convertido
En artículo de consumo masivo y universal.
Nosotros
Seguimos creyendo
En los asombrosos poderes
Del abrazo humano

Bart dijo...

Coincido totalmente. En estas luchas es donde se conoce verdaderamente la esencia de las personas. Es doloroso por un lado y gratificante por otro. Pero el resultado es positivo. Ahora saben con quien se puede contar. Con quien se abrazarán de aquí en adelante.

Padre Lima dijo...

Tambien conocimos compañeros que nunca hubieramos querido tener:
Doy dos ejemplos de la miseria moral de algunos:
Waldo Ciravegna avanzado chupa medias que quiso intervenir ilogicamente contra la etica informatica en la EPH, sin exito alguno porque no le da la cabeza. De su pasado turbio como bolichero nocturno paso a hace 2 años al Indec y despues consiguio !que suerte! otro trabajo, por lo cual no podria cumplir con el horario normal.
Con el visto bueno de su jefatura y para que no se note, lo mandaron a trabajar tranquilamente a Balcarce donde puede rajarse al mediodia para cumplir con su otro trabajo.
Inexplicablemente esta gente en Balcarce no firma en ningun lado.
Creo que no es necesario precisar el horario de trabajo del Indec.
Otro:
Hernan Espinoza, pinche en 4x4, reciente adquisicion que creo que no completo el secundario, pasa a ser el hombre araña que toma decisiones por la jefatura y vende uno a uno a sus compañeros.
Estos dos señores se llevan buen dinero de sus "trabajos extras" para la intervencion.
Lo que no se van a llevar son amigos.